Este fin de semana fue sin duda uno de los más intensos y esperados por todos los amantes del motociclismo de velocidad en México y es que por fin, se vivió el arranque de la temporada 2020 del Campeonato Nacional de Velocidad, Racing Bike México.

La cita fue en el Autódromo de Querétaro y los protagonistas fueron los mejores pilotos nacional que colmaron las parrillas de salida y nos regalaron batallas épicas que pudimos disfrutar por medio de nuestra transmisión de Facebook live.

Desafortunadamente, fue un evento a puerta cerrada, pero estamos seguros que pronto, toda esta mala situación será historia y abriremos las puertas de todos los autódromos y pistas del país para todos los aficionados a este gran y bello deporte.

Mientras tanto, una persona muy querida por todos nosotros, nuestro Director Operativo, Alan Bobadilla, fue uno de los grandes ausentes y es que por desgracia tuvo que quedarse en casa ya que él y su familia, como muchos otros miles de mexicanos se han visto afectados por el virus relacionado al Covid-19.

Alan presentó síntomas la semana previa al evento. Con mucha responsabilidad se hizo las pruebas correspondientes y desafortunadamente salió positivo. Debido a esto y para seguridad de todos, Alan se mantuvo en casa tomando las debidas precauciones y actualmente se recupera para estar listo y al pie del cañón para la siguiente prueba puntuable del Racing Bike México

En propias palabras de Alan nos comentó:

«Desafortunadamente después de sentir ligeros síntomas y ser diagnosticado de inicio con faringitis fui a hacerme la prueba y di positivo a COVID-19, los síntomas crecieron rapidísimo y muy muy fuerte. Gracias a Dios, al Doctor Piña y mi familia ya el virus salió de mi cuerpo pero me lastimó mucho al grado que de una neumonía, sigo en tratamiento en casa sin alta para poder salir a hacer mi vida cotidiana en Rehabilitación, con base a lo que viví y sigo viviendo en verdad desgasta demasiado y si no estás en buena forma te acaba, sin mencionar lo económico y mental.

Llevaba más de 90 días en confinamiento junto con mi familia en casa, solo salíamos mi esposa y yo al súper con las medidas pertinentes y aún así nos infectamos, ¿cómo, dónde? No sabemos, mi esposa gracias a Dios presentó síntomas muy leves pero también dio positivo. Mi hijo, sin poder estar cerca de él, está lleno de vida y salud libre de virus.

Veo cómo cada día esto crece y sigue mucha gente sin entender la gravedad de esta enfermedad, cuídate mucho y cuida a tu familia amigo, de corazón se los digo, Dios los bendiga.»

Te mandamos un fuerte abrazo Alan, mucha fuerza para ti y tu familia y esperamos verte fuerte y lleno de energía pronto en las pistas.

Racing Bike México